Maestros de la costura y el noviazgo - Instituto Coincidir
16081
post-template-default,single,single-post,postid-16081,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-16.8,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.4,vc_responsive
maestros de la costura

Maestros de la costura y el noviazgo

Llego a casa después de un encuentro con parejas jóvenes en el que hemos hablado del noviazgo: qué es, para qué sirve, cómo vivirlo y sacarle partido. Pongo la tele y empieza “Maestros de la costura” y mientras veo el programa le doy vueltas a lo que tiene de semejanza con el noviazgo.

El noviazgo como descubrimiento

En el programa veo personas que han encontrado algo (la costura) que les ha hecho pensar que puede merecer la pena dedicarle la vida, con mucha ilusión, ganas de intentarlo y de prepararse para hacerlo bien; y así es el noviazgo: encontrar a una persona que te hace pensar que puede merecer la pena compartir la vida juntos y, con mucha ilusión, darse la oportunidad de ver si tiene sentido y prepararse para que esa relación salga bien.

Y así, tanto en la costura como en un noviazgo, teniendo a la vista la meta que queremos alcanzar se empiezan a dar pasos para ver si es posible o no; y no lo hacemos solos sino que aprovechamos la experiencia de otros; vamos desarrollando habilidades (mejorar las técnicas de costura/aprender a comunicarnos); hay cosas que nos salen bien y en otras metemos la pata; hay momentos de alegría y otros de enfado o de lloros… incluso nos podemos hacer daño. Pero todo esto nos ayuda a decidir si nos confirmamos en nuestra elección: esto es lo que quiero; o si nos damos cuenta de que no es lo nuestro: pensaba que sí, pero compruebo que no es para dedicarle la vida.

El noviazgo es algo temporal, una etapa

El programa es algo temporal que da una oportunidad de valorar si realmente quieres dedicar tu vida profesional a la moda, de experimentar lo bueno y de enfrentarte a las dificultades que supone; y el noviazgo, que tampoco es una etapa definitiva sino un camino hacia algo más grande que queremos alcanzar (el matrimonio) es la oportunidad de decidir si verdaderamente quieres compartir la vida con la otra persona o si lo que empezó con ilusión y ganas no es tan grande como para dedicarle la vida. Claro que las decisiones en el noviazgo no se deben tomar bajo presión y es muy importante contar con todo el tiempo necesario para poder tomar una decisión conociéndonos razonablemente y sabiendo, a grandes rasgos, qué tipo de relación queremos construir juntos, puntada a puntada.

María Alvarez de las Asturias

Instituto Coincidir



Este sitio web utiliza cookies tanto propias y de terceros para analizar sus navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra Política de Cookies más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar